Que tema este, ¿no? ¿Quién podría imaginarse que en algún momento no se ha visto envuelto en una situación como esta? La realidad es que todos, en algún instante de nuestras vidas, hemos experimentado dudas acerca de llevar a cabo algo positivo o esencial para nosotros, simplemente porque temíamos el juicio de aquellos que nos rodean. Lo más desalentador es que es muy probable que, hasta el día de hoy, te encuentres inmerso en esta encrucijada en alguna esfera de tu existencia.

La explicación de por qué nos enfrentamos a este dilema resulta bastante simple, y la clave para entenderlo se encuentra en la biodecodificación, o como a veces se le denomina, biodescodificación.

Todos anhelamos pertenecer, sin excepción; nadie escapa a esta realidad. Todos compartimos un temor innato a la soledad, sí, incluso tú, que al leer estas líneas podrías negarlo. ¿Cómo estoy tan seguro de esto? Porque es un miedo que nos acompaña desde tiempos inmemoriales, estrechamente vinculado al temor ancestral a la muerte: históricamente, quedarnos solos o aislados del grupo era prácticamente sinónimo de enfrentar la propia mortalidad.

Ahora, adentrémonos un poco más en la profundidad de este asunto. En la psicogenealogía, abordada según la perspectiva de la biodecodificación, y en el paradigma que sustenta las constelaciones familiares, se reconoce que la exclusión de alguien del sistema familiar constituye un auténtico drama para las generaciones venideras, expresándose de diversas formas, como psicopatologías, problemas económicos, de fertilidad, entre otros.

Este aspecto refuerza aún más la idea de que, para nuestra mente, ser excluidos es algo catastrófico. Por lo tanto, surge una pregunta inevitable:

Si todos cargamos con este peso, ¿cuántas oportunidades más estamos dejando escapar debido a temores ridículos y desfasados con la realidad actual, como el mencionado?

Es un cuestionamiento que invita a reflexionar sobre la influencia de estos miedos arraigados en nuestra toma de decisiones diarias y nos lleva a considerar cuánto potencial sin explorar podría haber en nuestras vidas si lográramos superar estas barreras autoimpuestas.

Suscríbete a mi Newsletter y así nunca más te perderás de nada:

Newsletter

¿Te interesa un proceso personalizado?
Agenda una entrevista gratuita (sujeto a disponibilidad):

Comentarios:

    Deja un comentario

    Tu email no será publicado.
    Tu email no será publicado.
    Compartir